Ya no puedo verte más por diferido
No quiero imaginarte en retrospectiva
Siempre serás mi pasatiempo preferido
Porque siento que es de forma delictiva

Gran gozo cuando te sientas sobre mí
Mi vista se complace con tu espalda
Amarte por siempre es lo que prometí
Tenerte posada en la mano en mi palma

La que habla por mí con ardor te recorre
Se vierten fluidos respiraciones y saliva
Pétalos cálidos blancos brotan de la torre
Para aplacar tus ansias salvajes adictivas

Me gusta hasta el vicio sentirme perverso
Cuando deliberadamente nos entregamos
Sentir el calor sudoroso de tu rostro terso
Porque posponer tanto si tanto nos amamos

Conozca al autor
Carlos Castro

Sobre El Autor

Artículos Relacionados