Un niño llora perdido en un callejón sin salida y sin luz.
Donde estarán sus padres protectores!
Que descuido tan grande !
Acaso ha hecho algún mal.

  Llora un niño perdido entre tanta oscuridad.
Sus manitas sostienen una pequeña cruz.
Ha caminado demasiado buscando miradas que lo rescaten .
Un niño que llora va cerrando puertas de acero detrás suyo.
Los perros de la calle lo ven como una
carnada .
Pero los perros se equivocaron de presa.
Un niño que llora puede ser tremendamente fuerte para enfrentarlos.
Un niño que llora buscara a su padre y preguntara el por qué de su abandono.
Un niño que llora hace llorar al cielo testigo inmutable de tanta maldad.
Un niño que llora se refugia de tormentas.
Vivirá y crecerá en los corazones que sufren, pero al final surgirá de entre lo obscuro.
Porque si llora limpia su alma y nada puede destruirlo.
Llorando limpió su camino que lo llevara a su casa, porque su destino es el Amor .

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados