FATIDICA DISTANCIA

Seis con cuarenta y cinco minutos de la tarde, es la hora de mi cita, la cual era más para mí único momento de regocijo total, que en si un planeado compromiso. Allí estaba, sentado enfrente de mi vieja comp...