Desde que miro mi reflejo en aquel espejo no había detenido mi mirada.
Era verme y nada más.
De repente quise sonreír como antes para ver como mi rostro cambiaba.
Este momento no lo recordaba.
Muchas preguntas vienen a mí.

No he hecho mal a nadie.
Y porque al malo le va bien,
y a mi mal que soy tan bueno?
Donde están esas palabras mágicas que cambian mi destino?
Amo mi familia, amo mi trabajo, amo a los desprotegidos.
Ame la luna, el sol, ame hasta las piedras del camino.
Y en un minuto de silencio al mirarme otra vez entendí.
No me ame yo.

Porque no me ame todo era igual.
Mi fe se proyectaba con el poco Amor que me tenía.
Que más potente hubiera sido al saberlo aquellas veces que sentí caer.
En este minuto de silencio entendí quién era.
Porque no me ame ya no sonreía.
Hoy vuelvo a descubrirte y lo sabré muy pronto que equivocado estaba.
Porque me amo, hoy vuelvo a la fuente de tu amor.

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados