Olas de personas van y vienen
En el mar de la vida,
Lúcidos esperamos una luz
Que nos haga saber quién es,
Eres ángel o demonio?
Eres luz para el alma?
Eres antifaz para el corazón?
Apareces y te desvaneces,
Solo fuiste un despiste en el camino
Volviste y dirigiste la vida
A lo más solemne del placer
Acariciaste mi alma

Ríos cristalinos salían de tu boca
Entre temblor y temblor
Tomaste mi mano y
me sacaste de la vida,
Al fin te vas, extrañar no está de más,
Matar no está de menos,
Me llevaste por el placer más dulce
Por el dolor más espectacular
qué un ser humano pueda disfrutar,
Al fin te vas, extrañar no está de más,
Reír y llorar en recuerdos no está de más.

Caminar por las cenizas del placer
Sintiéndote toda tu sobre mi
no está de más,
Pero al fin te vas,
abrazarte, besarte,
verte una ultima vez
entre paredes oscuras que nos tapan los oídos
con gemidos de placer no está de más..

Conozca al autor
Leonardo Caamaño R Ing. Soy un loco poeta, q mira y se burla de la locura cuerda de la vida...

Sobre El Autor

Soy un loco poeta, q mira y se burla de la locura cuerda de la vida...

Artículos Relacionados