Se oyen gritos de dolor
Gritos de enojo.
Rompes algo, golpeas paredes
A quien hechas las culpas de tus actos?
A quien hechas la culpa de tu destino?
Vidas encontradas, cuerpos sin alma.
Miradas de desconsuelo.

No culpes a nadie.
Lo hecho, hecho está.
Asume la responsabilidad de tus palabras, de actos del pasado y del presente.
Puedes cambiar sí.
Si tan solo pensarás en positivo y no te dejas envolver por los problemas.

No culpes a nadie que el tiempo dura un suspiro.
Respira ante el caos, respira profundo.
Vale la pena soñar que lo mejor viene.

Si eres feliz échale la culpa a una sonrisa a unas palabras bonitas.
Échale la culpa a vivir entre la bondad y la belleza.
Si estas triste o deprimido, si la bronca y la envidia te asechan.
Échale la culpa a tus pensamientos negativos, a la impotencia de no cambiar.
Échale la culpa a ese manía de no querer reconocer,
que el amor todo lo cambia.

No culpes a nadie y mira a tu alrededor.
Cambia lo que parece imposible.
Aunque veas lo contrario.
Allí estará el paso para renacer y ser mejor.
Y entonces culpables o no, brillaran en uno.
Y piensa en algo, todo se te dará en tiempo oportuno.

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados