Autor:  Bryan Castellanos

Ser artista no es nada sencillo, ser doctor tampoco lo es, mucho menos ser ingeniero, tan diferentes pero a la vez tan similares, se preguntaran ¿Qué semejanza hay?; Es sencillo, va haber un punto donde nos vamos a equivocar, como también llegara un día en el que triunfemos y ayudemos a muchos.

Recorriendo las calles, observas día a día distintas personas, tomas un café, socializas con tus amigos, cumples responsablemente con tus obligaciones, solo haces lo que tienes o más bien debes hacer.

Lo repetido no tiene gracia, en algunas ocasiones lo distinto es más valorado, y la chica que hoy vi se asemejaba al retrato de un sueño donde trataba de dibujar el rostro de una linda mujer tan perfecta que no se podía dibujar, suena  extraño pero como soy humano cometo errores por naturaleza, así que se aleja el poder dibujar sus ojos, su sonrisa, su cabello, no quisiera echar a perder tal obra de arte.

No es que cualquier mujer tenga la capacidad de envolverme con sus encantos, el problema radica como puedo oponerme ante el hechizo de su mirada, ante la sensualidad de su dulce voz, y ante tan delineadas curvas.

Si no fuera tan débil de caer rotundamente ante ella podría posarme tanto tiempo como sea necesario hasta que su imagen se refleje en mi mente como mi más preciado sueño, tal vez ella fue el modelo sobre el cual Dios se guio para crear a las demás chicas, o tal vez ella tiene lo que quiero ver cada vez que me despierte.

IMAGINAERUM c o m p a n y

Somos la compañia, de la imaginacion

Conozca al autor
IMAGINAERUM COMPANY

Sobre El Autor

Artículos Relacionados