Pedazos de cielo encontré a cada paso.
Cruel y absurdo el querer saber donde estabas cielo.
Hasta la oscuridad tiene pena de ti.
Eras tan fuerte y te has doblegado.

 Qué más da si esta soledad es eterna, no me arrodillare ante ti porque me arrastras al infierno.
Sólo quise ser un ángel en esta tierra de oscuras criaturas.
Hazme sangrar Amor, hazme beber de tu sangre.
No niegues dolor, aquí estaba el cielo en mi interior.

 Este Dios se ha quedado comiendo migajas de ti.
Arrastrándome a la muerte de esta fe.
Una vez creí en lo de afuera.
Dura enseñanza que acaba en quimera.
Aún el cielo está pintado de azul, quizás me invite a verlo desde otro lado del averno.

 El cielo ha caído en esta eternidad cuando no encuentro consuelo.
Esta batalla es sólo mía, no espero salir pronto.
Sólo espero morir y pasar a mejor vida.
Que morir eternamente en este mismo cielo.

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados