Buscando colores naturales encontré un Arcoiris.
Ese día había dejado de llover.
Lágrimas tras lágrimas las nubes de los miedos se despejaban.

El sol asomaba su calor, luz cegadora que entre llovizna lejana reflejaba una paleta inmensa de colores.
Mis ojos de tanto llorar no distinguían cuantos colores tenía.
Detrás del Arcoiris pensé que encontraría una olla con oro.

Me mezcle entre la gente para salir de todo.
Cuando logre despejar mi mente encontré el sendero hasta aquel Arcoiris.
Logre llegar detrás del Arcoiris y descubrí un paraíso.

Alguien esperaba por mí, brillaba como el oro.
Era su amor que resplandecía por su piel.
Detrás del Arcoiris siempre descubres lo maravilloso.

Sólo deja el llanto y mira hacia el horizonte.
Una vez más cree que de tanto soñar será una realidad.
El Amor se transfigura porque tú reflejas esa olla de oro.

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados