Solo en mi habitación, observaba un retrato.
Mi cara, mis rasgos, el brillo en mi rostro.
Solo era un niño   Allí estaba sonriéndome, mirándome.
De repente visualice aquel niño
pero ya no reía, estaba solo.
Le hable y le dije: no sonríes?
Me miro y respondió:

«me abandonaste cuando creciste, y yo estaba aquí tu fiel compañero de juegos, me negaste tu amor.
Dame la mano ahora.
Porque ya nada es un juego.
Eres luz y vibra , sanaras tus heridas
Recordarás quien eras, quien eras cuando reías.
No me olvides aquí estoy.
Buscame cuando quieras. Solo dime te amo y repite mucho mas».

Mi niño interno me hablo y me encontré sanando.
Ya nunca mas lo olvidé.  Subconsciente  adormecido. Tienes nombre y aquí vivo.
Sana mis memorias doloras en lo profundo.
Sana que  cuando sanes también sanarás el mundo.
Nos olvidamos quienes somos porque solo amamos el exterior.
Encuentra a tu niño interno y encontraras a Dios.

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados