Cuando se apaga la luz entiendo que debo caminar a oscuras.
Cuando es la luz exterior sólo ilumino mi camino.
Cuando se apaga mi luz interior camino sin ver.
Aunque mis ojos están abiertos y observo el mundo,
no puedo ver lo que está delante de mis ojos.

Aprendí a ver colores, a ver personas, sus gestos.
Aprendí como es el agua, aprendí a ver números.
Cuando camino sin ver siento miedo de lo que encontrare.
Quizás tropiece con piedras, caigan en algún pozo y me den miedos los hongos.
Pero abriré ese ojo que ha estado en mí.
Más poderoso, más grande.

Cuando camino sin ver, todos hacen lo que quieren hasta ordenan la situación.
Cuando la humanidad esta ciega todo lo que habla es humano.
Es hora de comenzar a ver con los ojos del ALMA.
Y verás al mundo como es.
Aquellos que alguna vez pensaron que no los podíamos ver salen a la luz.

Los ojos del bien se despiertan al nuevo mundo.
Ahora camina con los ojos abiertos
y solo mira.
Que aquí nos quedaremos hasta un nuevo día.

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados