Abandonando los misterios, los fantasmas se posan inadvertidos en la cúspide de los templos,
escoltados por gárgolas vigilantes de pecados y fusiones pasionales,
las ansias esperan instrucciones mientras deambulan en el laberinto de las bajas pasiones.

Los cuentos se han terminado, los finales felices se agotaron,
los pensamientos morbosos demandan a los nuevos amantes de vestiduras de látex;
ya no hay campo en el olvido para tanto desamor y tanto hastío,
la niebla del desencanto se topa con las aguas turbias de la indiferencia;
mientras tanto los ángeles caídos ya no tienen nada que mirar, todos los textos redundan,
los genios se escondieron y los dragones se han disipado, ya no escupen fuego.

El sargento pimienta perdió su sombrero,
Aladino empeño la lámpara y Ali Baba con sus cuarenta ladrones
ahora roban para sí, don Corleone se confesó, y la Cicciolina envejeció.

Los cantores de milongas están en extinción, y la brújula está des calibrada,
los maremotos cambiaron las coordenadas y esperamos el cumplimiento de las profecías.

El amor, grito por el amor, la libertad, lucho por la libertad.

libertad2

Viva la libertad

Música: Titanic- Rose’s theme
Voz: Francisco Aguilar

Conozca al autor
Carlos Castro

Sobre El Autor

Artículos Relacionados