Bren Moloney

Una hoja en blanco es un infinito de oportunidades.

En ellas muchos pueden perderse durante largo tiempo, esperando a que surja algo, una historia que contar, un buen chiste o una reflexión que pueda cambiarle la vida a alguien. Muchas veces el problema es justamente ese, esperar y esperar y no dejar que vuele nuestra imaginación. Que nuestro corazón se desboque y se desarme en palabras, que sea libre de todo en esa simple hoja de papel.

Otras veces es el miedo de lo que podrían decir o pensar los otros, de eso que nos gustaría dejar salir, y expresar, volver arte. Porque no es fácil soltarse de algunas ataduras que nos imponen o que nos dejamos imponer, depende de dónde se lo mire.

Pero para mí una hoja en blanco es un universo completo en el que me puedo sumergir, en el que puedo dejar que todo fluya y mi ser es completamente libre de gritar, de llorar, de reír, de todo lo que desee.

Es muy difícil dar el primer paso para llenar ese blanco tan atemorizante, para escribir en ese espacio vacío, para corromper su virgen superficie. Siempre podemos encontrar una excusa, algo o alguien para echarle la culpa, inventar otro obstáculo.

Pero desde mi humilde lugar de escritora, pequeña y desconocida en este vasto mundo que cada día lee menos, yo te invito, yo te imploro, que no tengas miedo y le des no una, sino mil oportunidades a una hoja en blanco.
Una esperanza y una idea fuerte, son siempre el inicio de algo grande.

¡La pluma es más fuerte que la espada!

IMAGINAERUM c o m p a n y
Somos la compañia, de la imaginación

Conozca al autor
IMAGINAERUM COMPANY

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.