Cuidado con esos días que parecen tan alegres.
Cuidado con la mente esa que te dice has hecho bien.
¿Qué más puedo dar, que más tengo que sanar?
Un día como cualquiera entiendes que la vida te exige mucho más.

Que hay detrás de este velo enfermo
¿Dónde la gente respira comodidad?
¿cuándo no puedo encontrarme?
No sé dónde está esa atadura mental que me lleva a caer una y otra vez.

Un día como cualquiera la vida se vuelva tan irreal.
Las fuerzas se encuentran para volver a comenzar.
Aceptarme como soy, amarme un cien por cien.
No sé si lo lograre, porque este mundo está hecho de sentimientos
de tacto, de gusto, está hecho para sentirse.

Muere lentamente aquel que no disfruta,
aunque duela esta vida llena de obstáculos.
Porque si no te pasa nada no eres humano.
Regresa al mundo de lo etéreo.
No tiene sentido una materia intrusa.
Déjame levantarme sin súplicas.

Estoy aquí por nacer, y si me ves un día como cualquiera no preguntes mi nombre.
Porque no lo diré, ese día ya no existiré entre recuerdos tristes.
Existiré entre la risa y el amor que mueve mi ser.
Un día como cualquiera iré en busca de algo mágico invisible a los ojos.
Un perfecto amanecer.

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados