Imaginaba un nacimiento
Dolor de una madre
al traer un hijo al mundo
Dolor del niño arrojado
a este universo.
El oxígeno trae ese aire limpio.
¡Salve humanidad!
Se oye el canto celestial.
Día a día no ha olvidado
el milagro de la vida.
Esta humanidad despojada
de prejuicios de tristezas,
de pensamientos negativos.
Una conciencia única
comenzando el camino humano.
Despojados del dolor, cara a cara
en una conexión de amor.
¡Salve humanidad!
Que en tu regazo habrá himnos
para comenzar de nuevo.
En el paraíso de tu ser.
Limpio, con esperanzas
de traer la salvación.
Traes contigo humano
ese libro de la vida,
con una gran información.
Has nacido con cada latir
para trazar en un espacio invisible
las líneas de la vida.
¡Salve humanidad!
Que estos sentidos
ya no duermen.
Porque la magia se hizo,
el legado vuelve a surgir.
¡Salve humanidad!
Aquí tan terrenal.
Construye un gran templo
que tiene huesos,
que tiene carne, pero más energía al sentir.
Espíritu de fuego ha de venir.
Maravilla de ser humano.
Porque la humanidad está a salvo.
¡Salve humanidad!
¡Gritos de la tierra elevan ese canto!

Voz: Adriana Escalante

Conozca al autor
Adriana Escalante Sra. Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Sobre El Autor

Escritora y estudiante de idiomas, Nací en San Pablo ,Tucuman Argentina. Madre de tres hijos. Creció rodeada de una hermosa familia, su vida es una inspiración. Sus poemas tratan de diferentes situaciones de la vida. Pretende trasmitir un gran mensaje no dejar de sentirnos mas humanos y sobre todo amar. Escribe historias y le apasiona la naturaleza

Artículos Relacionados