Ver el mar es como verse a sí mismo, a veces es agua cristalina, otra es muy oscura, pero al tomar una muestra se puede ver la verdadera naturaleza de ella.

El agua puede reflejar el cielo y lo que tiene alrededor y ponerse del color de las sustancias que tiene, pero siempre va a ser agua, porque esos factores afectan a los que ven desde lejos, y solo quienes la conocen de cerca saben cómo es realmente.

La corriente puede estar tranquila, mansa, o muy fuerte y con gran oleaje, sin embargo, también se puede ver pasiva y por debajo traer un mar de fondo consigo.

El agua me da tanto miedo como igualmente me gusta, pero es solo por eso porque no lo conozco.

Sé que el mar siente lo que pienso, talvez mi miedo a él, es solo eso el reflejo de no conocerme bien a misma.

 

Rosanny Toussentt|Saru2009

IMAGINAERUM Company

Somos la compañía de la imaginación.

Conozca al autor
IMAGINAERUM COMPANY

Sobre El Autor

Artículos Relacionados