El pasado sábado 21 de mayo, en la Fundación Omar Dengo se llevó a cabo un evento llamado “Node School Costa Rica”, este evento dado a la comunidad gracias al patrocinio de empresas como Edify, Gorilla Logic, Avantica y a la academia La 404, todos involucrados a la programación, abrieron las puertas a más de 180 personas para que tengan la oportunidad de ser parte de un aprendizaje colectivo de JavaScript y Node.js.

 Dicho evento se aseguró de llenar la expectativa de muchos, podría arriesgarme a decir que hasta la de todos, en cuanto a su dinamismo, cooperación, orden y en especial a la enseñanza de estas herramientas que todo aquel que se dedique a la programación como labor o aquél que está iniciando, puedan tener las bases fundamentales para empezar con este lenguaje de programación, como lo es el JavaScript con alcances casi ilimitados y su forma de ejecutar el código en el servidor en forma de eventos por su motor V8 que tiene Node.js

 Dejando claro la razón detrás el tema principal del Node School Costa Rica 2016, debemos de recalcar ciertos puntos que hacen característico, peculiar y necesario que se repitan en Costa Rica cada vez más seguido.

 Formación, la enseñanza, aunque fue un día, fue suficiente para que los que deseen aprender de este lenguaje y forma de ejecutarlo, tengan bases sólidas para poder desarrollar su conocimiento en estos temas. Siendo sus ejercicios la forma más versátil para que todos desde su computadora fueran yendo paso por paso completando los challenge realizados desde una terminal o consola.

 Claro que, aunque fueron ejercicios básicos, muchas veces afanosos, realizarlos fue más pedagógico gracias a los mentores quienes con paciencias y con notable pericia ayudaron a todo aquél que necesitaba seguir con los desafíos o que simplemente tuvieran una consulta.

nodeschool

 ¿Por qué Costa Rica necesita más de estos eventos?

La respuesta es de cierto modo fácil, ya que el talento existe. Este talento debe ser explotado y para que esto suceda se necesita de personas líderes que emprendan actividades para descubrir, instruir e inclusive inspirar a más de uno a dejar de temerle a crear código, y que este código dé paso al emprendimiento y desarrollo socio económico de una población.

 Las personas encargadas de iniciar el evento, entre sus discursos explicaban como el talento de Costa Rica atraía a grandes empresas para el desarrollo de software, apps y otros productos derivados de la programación.

 Si tuviéramos con más constancia de eventos de este tipo, dirigido a cualquiera que esté interesado, entonces deja la incógnita de ¿cuánto talento se descubriría cada vez que este tipo de actividades sucedan? Y no lo pregunto diciendo que directamente brille una estrella, pero sí digo que muchas futuras se van a inspirar a crear.

 Vamos en camino a un mundo cada vez más tecnológico, y solo así estaremos en la cúspide del desarrollo de tecnología. Así que invito a todo aquél que sienta el deber o deseo de devolverle algo a la sociedad que lo puede hacer mediante el patrocinio de actividades de este tipo y que todo aquél que sienta interés que pierda el miedo a intentar; que pierda el miedo a aprender.

Conozca al autor
Jose Abarca Proyectando al mundo ideas desde Costa Rica. Estudiante de Derecho, amante de la tecnología y los deportes.-

Sobre El Autor

Proyectando al mundo ideas desde Costa Rica. Estudiante de Derecho, amante de la tecnología y los deportes.-