DAVE M.L.S. MARTINS

El mito de Osiris, tomó su forma, en torno al siglo xxv a.C. La mayoría, de sus elementos, tuvieron origen, en ideas de tipo religioso, pero, se sospecha, que el

Conflicto entre Seth y Horus, pudo haber sido inspirado, en parte, en una lucha,

Desencadenada, en la prehistoria, de Egipto. Se ha intentado, dilucidar, el exacto acontecer, de los hechos, mas, no se consiguieron conclusiones importantes.

Una de las razones, de la gran popularidad, en el significado religioso principal del mito de Osiris, el cual implica, que cualquier muerto, es capaz, de alcanzar, un “más allá”, más gratificante. Se cree, que existen menciones, mucho más tempranas, del mito, de Osiris, por ejemplo, en los “Textos de Las Pirámides”, (primeros textos funerarios egipcios, que fueron hallados, en las paredes, de las cámaras funerarias, en dichas pirámides, a fines, de la Dinastía V, (durante el siglo XXV a.C.). Los textos, hacen hincapié, en la vida, después de la muerte del rey, enterrado en la pirámide, en cuyo caso, aluden frecuentemente, al mito de Osiris, que se vincula, profundamente, con la

Monarquía, y el “más allá”. Además, hay otros textos religiosos, que evidencian el mito.

Como dos textos, del Imperio Medio: el Papiro Dramático de Ramesseum y la estela de Ikernofret. El papiro, narra, la coronación de Sesostris I, en tanto, que la estela, alude a los sucesos, en el festival anual, de Khoiak. El texto antiguo, más completo, es: “el Gran Himno de Osiris”, un relato, de la Dinastía XVIII (c. 1550- 1292 BC), que da un panorama general, de toda la historia. Otra fuente valiosa, es: “la Piedra de Shabako”; ( una narración, de carácter religioso), que incluye un relato, de la muerte de Osiris,  como así también, la resolución, de la disputa binómica, entre Horus y Seth.

MUERTE Y RESURRECCIÓN DE OSIRIS

En los comienzos históricos, Osiris, gobernaba Egipto, tras haber heredado el trono, de sus antepasados, en un linaje, que se remonta, al creador del universo; Ra o Atum. Su reina, es Isis, la cual, junto con Osiris y su homicida: Seth,es uno de los hijos, del dios de la tierra, Geb, y de la diosa celestial, Nut. Osiris, aparece conectado, con el poder, de dar vida, la monarquía, justa y equitativa y el gobierno de “maat”, que es, el orden natural ideal, cuyo objetivo fundamental, consistía, en la cultura, del Antiguo Egipto.

Seth, por el contrario, está asociado directamente, con la violencia y el caos.

Por tanto, el homicidio de Osiris, representa, la lucha encarnizada entre el orden y desorden, y la interrupción de la vida, por la muerte. Ciertas versiones del mito, brindan los hipotéticos motivos, de Seth, para asesinar a Osiris. Según, un hechizo, en los “Textos de Las Pirámides”, Seth, estaría vengándose, de una patada, que Osiris, le dio.

Mientras, que un texto, de un período posterior, señala, que el resentimiento de Seth, se debió, a que Osiris, mantuvo relaciones sexuales, con Neftis, la consorte de Seth, y cuarta hija de Geb y Nut. El asesinato, como tal, suele ser, frecuentemente aludido, mas nunca, descrito, con claridad. Según, algunos textos, Seth, tomó la forma, de un cocodrilo o toro, para así, matar, a Osiris. Esta última tradición, es el origen, de la antigua creencia egipcia, que las personas, ahogadas, por el río Nilo, serían sagradas.

Incluso, la real identidad, del difunto, es tergiversada en los textos, ya que, a veces, es el dios Haroeris, una forma más elevada de Horus, quien es asesinado, por Seth, y luego, vengado, por otra forma de Horus, quien es hijo de Haroeris, con Isis. Para el fin del Imperio Nuevo, se desarrolló una tradición, según la cual, Seth, dividió el cuerpo de Osiris, en trozos, (exactamente, cuarenta y dos), y los diseminó, por todo Egipto. Se conciben, a los cuarenta y dos restos mortales, como representación, de las cuarenta y dos, provincias, de Egipto. Por tanto, el dios de la realeza, encarna a su reino.

 

IMAGINAERUM c o m p a n y

Somos la compañia, de la imaginación.

Conozca al autor
IMAGINAERUM COMPANY

Sobre El Autor

Artículos Relacionados