Recientemente capacite a un grupo de jefes de vendedores y me hacían mucho hincapié sobre las emociones en el trabajo, puedo asegurarte como les dije a ellos que en todo trabajo existirán siempre las emociones, unas positivas y otras negativas, se trabaja con personas cuyas emociones siempre estarán presentes, las cuales cada uno de nosotros debe aprender a identificarlas, controlarlas y en la medida de lo posible eliminar los egos que estas nos ocasionan.

Si usted, es contratado por sus habilidades racionales las cuales pueden ser relevantes, aunque sus actitudes emocionales serán más importantes en la práctica, su inteligencia emocional en el trabajo.

Dependiendo de lo que cada uno de nosotros ponemos en nuestra mente el día a día, serán resultados positivos o negativos, motivantes o desmotivantes e influenciara en sus emociones y en sus decisiones en el momento de ejercer la voluntad, por consiguiente ser feliz en el ámbito laboral tanto por motivación extrínseca como intrínseca. Para ser feliz se necesitan dos cosas solamente pensar claro y actuar firme.

Hay personas que tienen el trabajo ideal y no son felices, otras que son felices con el trabajo que otros no serían feliz, y una minoría que ha logrado el equilibrio emocional, porque nunca habrá un trabajo perfecto, como tampoco existen personas perfectas, la clave es, como en el amor de pareja todos los días encontrar algo hermoso en lo que hacemos y encontrar pasión o nutrirla.

Todo es el resultado de lo que hay en la cabeza de cada uno de nosotros, en una ocasión se le pregunto a tres albañiles, sobre su trabajo uno de ellos dijo enjarro paredes, otro dijo hago casas y el tercero dijo hago, hogares. En mi experiencia es la percepción y la valorización que se tiene.

Me he rodeado de personas muy felices en lo que hacen con un salario base, otras con un excelente salario que viven enojadas porque siempre están cansadas o fastidiadas y finalmente otras personas que aman lo que hacen y el salario o sueldo les viene por añadidura por hacer con amor su trabajo.
El secreto es controlar nuestras emociones tanto primarias como secundarias, sobre todo las primarias el enojo, el miedo , la tristeza y estar en lo que se ama.  Sería difícil para un pez escalar un árbol, busca en tu interior que te llena de felicidad.

La mejor inversión que puedes hacer es poner cosas valiosas en tu mente y aprender a vivir feliz contigo mismo, que es la persona con la que pasas más tiempo. Ama tu trabajo, sino es el ideal hazlo ideal.

Solo hay dos opciones sanas:  quedarte en donde estas y hacerlo de la mejor manera posible cada día disfrutandolo o cambiar a lo que realmente quieres.
Construye una vida que quieras vivir.

 

FELIZ DIA LABORAL.

Conozca al autor
Maria Teresa Aguirre Martinez Lic. Conferencista Inspiracional, Motivador, Orientador Familiar y Capacitador Risoterapeuta

Sobre El Autor

Conferencista Inspiracional, Motivador, Orientador Familiar y Capacitador Risoterapeuta

Artículos Relacionados