Tengo que admitir que no soy tan creativa y el término no es mío pero definitivamente me encanta porque de eso quiero hablarles hoy; de esas personas que son como garrapatas, se nos pegan y literalmente chupan toda nuestra energía positiva, dejándonos exhaustos y sin saber qué paso, simplemente pasamos a un estado de cansancio con necesidad de recargarnos nuevamente y entonces… ahí están de nuevo!!! No!!! Corre!!

¿Quiénes son esas garrapatas? Pues personas negativas, inconformes con sus vidas, o sus relaciones o trabajos, etc. Pasan su tiempo y sus conversaciones contigo quejándose de todo, sufriendo por todo y sin hacer nada al respecto, solo esperan que tú los escuches y trates de ayudarlos o de animarlos y entonces cuando se van tú te quedas con un vacío, con una sensación de insatisfacción que no tenías. Ejemplo:

– ¡Hola Juan! ¿Todo bien?

– Sí todo bien mae

– Hey mira, una oferta para viajar buenísima, por qué no vamos?

– Uy no mae, no tengo plata ni para terminar el mes, en mi trabajo que es una cochinada me pagan malísimo, no me alcanza para nada, menos para viajecitos y seguro que hay que pagar hotel también y no creo que me den permiso y … bla, bla, bla.

Al final la buena noticia pasó sin saber cómo a un cúmulo de quejas y lamentos. No puedes hacer nada por ellos pero sí por tí. No permitas que pensamientos negativos externos influyan en cómo te sientes cada día, aléjate de esas conversaciones al instante. Y si tú eres una garrapatita también, para ya de alimentarte de la energía positiva de los demás y crea la tuya propia que te alimente continuamente; créeme, la necesitarás en esos momentos difíciles que siempre aguardan por uno en la vida!

 

Sonríele a la vida y no te arrepentirás!

 

Conozca al autor
Claudia Vaca

Sobre El Autor

Artículos Relacionados