Capítulo 7

FAMILIA

Capitulo Anterior  Hiperactividad
Capitulo 6 Hiperactividad

Estoy conciliando el sueño y lo agradezco porque tengo hambre y le dije a la enfermera y la ingrata me dijo que no tenía orden de darme comida

Tengo dos años de no probar alimento y me lo niegan que clase de hospital es este.

Mientras discuto entre terminar de dormir,  los sonidos de mi estómago, mi pelea interna con la enfermera y la angustia de no saber de aquella niña y no recordar nada.

La puerta es abierta de golpe ¿mostrando un niño?

Yo solo abrí mis ojos algo sorprendida, en un arrebato que definitivamente no esperaba voló hacia mí y me abrazo lloraba Dios cuanto lloraba yo solo tocaba su cabeza intentando calmar su llanto

No sabía quién es-

Ni de donde venía aún menos porque lloraba-

¿Niño porque lloras?

-mami, mami, mamita

Has despertado

Clave mis ojos en el

-el seguía en mi regazo-

-Pero que dices tú eres mi hijo-

Respondí asustada

Eso no me lo esperaba

Definitivamente

-Mami que pasa,  el niño me miraba asombrado-

Mami no me recuerdas

Su mirada es tan tierna,  yo solo puedo pasar mi mano por su cabeza sin saber que responder

Se hizo un silencio entre el niño y yo,  no quería dañarlo si es cierto que es mi hijo es lo último que yo quisiera hacerle es daño,  lo vi detenidamente tiene los ojos celestes,  parecían dos pozos celestes,  tez blanca,  y unas cuantas pecas en su rostro tienen lo que supongo unos diez años.

El me volvió a abrazar y yo se lo respondí puedo decir que fue lo más bonito que había recibido ese día un abrazo tan cargado de amor, esperanzas e inocencia.

Entonces recordé hace un par de días esas vocecitas

-Calum- sale de mis labios

El me mira y responde

Mami me recordaste

-no,  Calum no te recuerdo-

Trate que sonara lo más dulce para no dañarlo más de lo que ya lo estaba haciendo pero él debe de saber que no lo recuerdo

Él se limpia las lágrimas y me responde -no importa mamá has despertado y yo te ayudaré a recordarme- te enseñaré lo hermoso que es abrir los ojos y vivir.

¡Wao!

Es lo único que pronuncio él es mi hijo,  mi pequeño me enseñara a vivir…  Definitivamente eso debo de verlo.

La puerta vuelve a abrirse y hoy esa puerta ha tenido más trabajo que nunca

Calum sigue en mi regazo y sé que no hay poder humano que lo arranque de mí,  por ella entra una señora canosa,  regordeta con las mejillas rosas de rubor

-Juro que dan ganas de morder esas mejillas-

Sonrió ante tal pensamiento y porque siento un gran regocijo verles no sé porque siento algo como si estuviese en mi hogar

Tras ella entra Llover con una niña en sus brazos

La señora llora y la niña solo me mira con asombro como si viese un fantasma

Supongo que eso soy para ellos un fantasma

La señora corre y me abraza

Cae sobre mi pero no es todo la sigue Oliver con la niña me abrazan hasta casi dejarme sin aire la niña me mira y toca mi rostro mientras todos están mi cama siento esa caricia tan gentil y verdadera veo sus óbitos y son color miel hermosos- pienso-

Me hala la mejilla y me duele

Suelto un gritillo seguido de una carcajada me ha hecho gracia lo que me ha hecho

Todos la miran y me miran ellos son mi familia hermosa familia

Cuanto me perdí todo este tiempo.

Capitulo Siguiente Hiperactividad
Capitulo 8 Sopresa
Conozca al autor
Kathy Ross Cada historia tiene un final, pero en la Vida cada final solo es un nuevo comienzo.....

Sobre El Autor

Cada historia tiene un final, pero en la Vida cada final solo es un nuevo comienzo.....

Artículos Relacionados