fotoroberto

Autor: Roberto Gutiérrez

 Me gusta interpretar la vida como un coloide de momentos y experiencias, una mezcla que la naturaleza nos da para probar. La lista de experiencias que puedes tener es interminable, una de mis favoritas es ése momento en la vida en donde sentimos que ya es hora de tomar las riendas y decir: yo hago lo que me da la gana!!! Cuando quiera y como quiera. Si, si acepten, ¿todos queremos ser parte del equipo Rebelde Way cierto?

Un viejo amigo mío me lo contaba con una analogía, .-Rober.. Llega un momento determinado en la vida de todos en donde el llamado de la selva es tan fuerte, que ni Hércules con esteroides nos logra parar. Llámenlo madurez o como sea, sencillamente llega el día en donde nuestra naturaleza interior despierta y nos obliga a preguntarnos cosas que antes no nos preguntábamos. Al fin empezamos a darnos cuenta de la belleza que nos rodea, hay experiencias que nos llevan a suspirar y admirar tan intenso momento.

 El ser humano es conocido por ser curioso, tenemos deseos de aprender, queremos consumir experiencias y somos insaciables. Creo importante tomar en cuenta que podemos dirigir toda la energía y esfuerzo en trabajar en algo que nos haga felices y de camino, de alguna forma agregar valor al mundo. Es un muy buen tiempo para vivir. Estamos en la era de la información, todo lo tenemos al alcance de un click “gracias dios Google”. Podemos buscar, aprender, evaluar lo necesario para vivir como queremos vivir. Ojalá con muy temprana edad para que el disfrute sea lo más largo posible. Debemos apresurarnos a ir tomando decisiones que nos acerquen a vivir ese sueño o meta.

“Los únicos límites en su vida son las que uno mismo se fija.” – Celestine Chua escritora, nos comparte ésta frase que nos dice: tenemos que evitar la conocida carrera de las ratas, vaya.. Consiga un título, consiga un trabajo, consiga esto y consiga lo otro y ahora sos “parte del juego” la verdad es que ni siquiera queremos jugar ese juego. Amigos, cuidado con los ingenieros culturales. Quienes quieren convertirnos en unos tarados medios cocinados consumiendo toda la basura que está siendo manufacturada de los huesos de un mundo que está muriendo.

Se trata de salir de la zona de confort y atender el llamado, accionar en pro de alcanzar cualquiera que sea nuestro sueño o meta.

¿Atendiste el llamado?

“Un viaje de mil millas empieza con el primer paso”. –Lao-Tsé 

Dentro de la selva

 Después de tomar la decision de construir nuestro sueño, nos sentimos emocionados. Los ánimos están al tope, la ímpetu nos llena de expectativas. Ahora estamos… Dentro de la selva, sabemos sólo una cosa, que no sabemos nada. La selva está llena de diversidad, muchas historias pueden ser contadas, muchas llenas de alegría y otras no tanto.

Hace poco estaba en el parque y se me acercó un hombre, que juzgando por su ropa pensé: es un mendigo. – Hola! ¿Apoya usted al arte?- Dijo. – Claro! -Conteste, – Que bueno, Yo soy poeta! Y le cuento que me ando ganando el “cinquito” de una manera muy peculiar, le cuento uno de mis poemas y después paso el sombrero para ver cómo me va. Qué dice, ¿Acepta? -Um, sí -Respondí. Su poema hablaba de cómo es la vida de mendigo; extrañar a la familia, comer mal o no comer del todo, tener miedo de adolescentes que suelen hacer maldades, temer a los policías por que lo pueden meter al cajón del carro para ir a dejarlo kilómetros del lugar en donde se encontraba durmiendo y como si eso fuera poco, extrañaba poder bañarse.

Creo que existen tres tipos de “sobrevivientes” y he compartido conversaciones con muchos, les he preguntado sobre sus historias y he escuchado. Me gusta aprender de la experiencia de otros, he llegado a la conclusión de que los sobrevivientes reciben diferentes situaciones por parte de la selva, algunos les va bien y a otros mal.

Algunos sobrevivientes me han contado situaciones muy favorables; Como el hijo de una familia con mucho dinero y facilidades que su preocupación sea sólo la de estudiar en la universidad probablemente para complacer a sus papás, una muy común como el estudiante que debe trabajar para poder pagar sus estudios por las razones que sea. Así también otros con situaciones que podría decir son desfavorables. La realidad es que las situaciones son muchas, depende de cada sobreviviente ingeniárselas en su entorno.

Me gusta preguntarme cosas, ¿A que venimos al mundo? Me queda sólo una válida respuesta: A aprender, el escollo es que hasta ahora no existe un “1, 2, 3 conócete a ti mismo en 90 días”. Ni siquiera en las ventas por televisión en dónde te ofrecen “El marcador de abdominales 1000”. Tenemos muchos libros que son cómo guías o tips pero aún así no las leemos y en caso de que sí no aplicamos nada, puede ser tal vez que estamos muy metidos viendo las fotos de nuestros amigos en Instagram.

Así pues, vamos por el mundo como dice mi abuela “aprendiendo en la marcha”, Tomamos decisiones con muy poca información y usualmente nos arrepentimos, me parece fascinante como podemos olvidarnos de todo esto y creer realmente que todo va a salir bien.

Dentro de la selva hay mucho que descubrir, conocer, me gusta pensar en ella como la maestra encargada en enseñarnos, ella sabe exactamente que lección darnos y en qué momento, nos toca aprender a ver y escuchar. Desarrollar la atención es importante para nuestro desarrollo, debemos lograr ver lo que muchos otros no pueden, usar el conocimiento para crecer como personas integralmente.

La selva nos pone a prueba, a todos los sobrevivientes nos toca llenarnos de mucha voluntad, carácter y debemos aprender a aprovechar recursos, en el momento en que sepamos cual es nuestro sueño, proyecto o misión tenemos  que empezar a tomar caminos que nos se dirijan hacia la realización de ése sueño.

“Las cosas no cambian; nosotros cambiamos, nos adaptamos”. –Henry David Thoreau 

Enseñanzas selváticas

Todos tenemos hemos aprendido algo, personalmente me llama mucho la atención la diversidad de paradigmas entre todas todas las personas en diferentes tiempo, por ejemplo. Alguna vez te has preguntado ¿Que estás haciendo en éste momento? ¿Es algo que realmente te apasiona? Miles de personas en éste momento están haciendo lo que las hace feliz.

La verdad es que la forma en que trabajamos influencia nuevas tendencias y comportamientos en la sociedad, justo después de la segunda guerra mundial. En los 60’s y 70’s la simpleza era el orden. La reglas era claras, responsabilidades individuales y muy específicas. El trabajo se limitaba a la oficina y sabías la hora exacta en que empezaba y terminaba tu día laboral. El lema era: No traigas trabajo a la casa.

Sin embargo, después de los 70’s con la innovación de la información proliferaron nuevos paradigmas, ellos redefinieron la relación entre trabajo y recompensa. Buscaban el rápido crecimiento, vivían una constante búsqueda de mejores propuestas. Estar en el lugar y hora correctas era lo que definía el plan de trabajo. Crearon la mezcla entre la vida personal con la profesional. El lema era: Sexys son los que nunca paran de trabajar.

Pero ahora el camino es algo diferente, para los sobreviviente de hoy en verdad parece ser más importante disfrutar del camino que llegar al destino final. Somos impredecibles, transcribimos la nueva visión. En un tiempo en dónde el placer determina el éxito profesional, nosotros sabemos cómo nadie más como reconocer oportunidades que unen la pasión con el trabajo.

Somos impacientes, la velocidad con la que conectamos con el mundo definen las bases de nuestras relaciones. Encontramos empoderamiento cuando descubrimos cosas por nosotros mismos (click aquí para sorprenderse). Al final compromiso profesional no es sólo una norma si no es algo que viene naturalmente por experiencias comprometedoras, en vez sólo tener un trabajo se ha vuelto más importante tener un propósito que puede ser llevado en diferentes formas al mismo tiempo.

Crear, compartir, libertad. Queremos vivir y sentir que podemos cambiar de dirección cuando queramos, cómo puedes ver la flexibilidad es la norma en éste nuevo paradigma. Nos motivan dos cosas; formar proyectos que tengan impacto mientras aprender nuevas habilidades. Crear lo nuevo, sentirnos autónomos y nos encanta el desafío de colaborar participativamente. Se trata de vivir mejor en el presente sin ilusiones de que el futuro puede ser controlado.

Si estás buscando respuestas, dentro de la selva las vas a encontrar. Pero si te sientes abrumado por todo lo que está pasado te queda preguntarte una cosa… ¿Estás haciendo lo que te apasiona en éste exacto momento?

La mejor enseñanza selvática se trata de encontrarnos a nosotros mismo, El reloj está sonando, ésta es tu vida y se está agotando minuto a minuto, sobreviviente, tu vida está prisa. ¿Cuál se tu propósito? Búscalo y hazlo realidad. Amar tu trabajo te va a poner en movimiento. ¡¡¡Es la única manera de vivir una vida plena todos los días!!!

“La pasión es la energía. Siente el poder que viene de centrarse en lo que excita”. –Oprah Winfrey

Conozca al autor
Carlos Roberto Gutiérrez Rojas Escritor del blog - sazonaudaz.com Carlos Roberto Gutiérrez Rojas.

Sobre El Autor

Escritor del blog - sazonaudaz.com Carlos Roberto Gutiérrez Rojas.

Artículos Relacionados