Autor:  Alexandra Morado

williamPara salvar a unos, sacrifica a otros.  Los mayores avances en la medicina se han llevado a cabo mediante experimentos que ponen a prueba nuestro sentido del humanismo. Hoy en día disfrutamos de las ventajas del conocimiento sobre la anatomía y la fisiología del cuerpo humano sin saber de qué manera o en qué condiciones fue obtenida. Una perfecta muestra de la falta de sensibilidad hacia los más débiles, son las bases de la  Ginecología y Obstetricia moderna, ya que esta rama de la medicina pudo emerger como tal,  a partir del empeño de dos médicos: William Smellie y su alumno William Hunter, quienes no se limitaron ante las adversidades del Siglo XVIII.

En esta época era difícil conseguir cadáveres de personas que recién morían, con el fin de realizar disecciones y dar cátedras de medicina en las universidades, era aún más difícil conseguir un cadáver fresco de una mujer embarazada con 9 meses de gestación; entonces, ¿cómo era que ellos pudieron realizar ilustraciones tan perfectas que mostraban la anatomía detallada del útero y la posición exacta del feto en el vientre de la madre?, ¿Cómo llegaron a la conclusión de que la circulación materna y la circulación del feto eran independientes? En una época en la que el descubrimiento de las propiedades de las ondas del ultrasonido apenas comenzaba.

Una ola de desapariciones en Londres de mujeres embarazadas hizo sospechar de los famosos médicos, cuando estos publicaron sus dibujos detallados del útero gestante en un atlas repleto de estos. Se dicen que ellos convencían a las mujeres embarazadas que llegaban a Londres ilegalmente para monitorizar su embarazo y les prometían atender su parto, cuando estas ya se encontraban en el último mes; eran asfixiadas con el fin de asesinarlas sin dañar al feto, posteriormente amputaban sus extremidades y su cabeza para que no pudieran reconocer al  cadáver. Gracias a esto William Smellie y William Hunter pudieron diseccionar muchos úteros gestantes. Otra parte de la historia indica que ellos pudieron no matar a las mujeres, simplemente que pagaron por los cadáveres; aun así hoy en día se busca dar una explicación a los crímenes que en aquel tiempo no les pudieron comprobar y que por su fama en la medicina, no se les juzgo de la manera en que debió ser.

 

IMAGINAERUM c o m p a n y

Somos la compañia de la imaginación

Conozca al autor
IMAGINAERUM COMPANY

Sobre El Autor

Artículos Relacionados