En este tiempo cuando el mundo luce como atrapado en el consumismo y todo parece estar al alcance de la mano miles de personas mueren de hambre sin siquiera acceso al agua potable; paradójica mente de este lado del mundo muchos mueren a causa del sobrepeso.

En la sociedad occidental hay un lugar de venta de comidas cada 50 metros en las áreas metropolitanas  además del literal bombardeo de imágenes, anuncios comerciales, volantes y todo tipo de publicidad anunciando comida y lo peor del caso es que la gran mayoría de esas opciones es poco o nada saludable. Por otro lado somos  atacados con imágenes, programas televisivos y campañas mercadotécnicas que promueven un concepto de belleza irreal  y por demás enfermo con cuerpos sumamente delgados casi cadavéricos que nos ponen entre la espada y la pared en cuanto a los que está disponible en contraposición con estilos de vida saludable y la apariencia física.

En una sociedad plagada de estereotipos donde debemos encajar perfectamente cual  piezas de un rompecabezas y el ser diferente es visto como pecado,palabrasimage observo la lucha diaria y aguerrida por un trato igualitario libre de prejuicios de todos y todas aquellas que son distintos bien sea por su sexualidad, raza, credo, tamaño, educación formal o inclusive su nivel socio económico y de toda persona que sea distinta a lo que se considera “normal”, lo  que no me permite ignorar mi propia condición y la de muchas personas con sobrepeso.

No sólo se trata del reflejo que nos devuelve el espejo, es una realidad más profunda y más seria de lo que pensamos.  Para empezar el sobrepeso es el detonante de problemas de salud tan obvios y tan vívidos como graves: Hipertensión arterial, azúcar en sangre, problemas en las articulaciones, dolores de espalda, dificultad para caminar, problemas coronarios, en las mujeres problemas hormonales que acarrean cambios químicos y físicos molestos como irregularidades menstruales, exceso de vellosidad  y muchos más son los fantasmas que no sólo merman nuestra calidad de vida sino que atemorizan nuestro diario vivir pensando si moriremos hoy o mañana a causa de nuestro sobrepeso.

Este tema es tan constante, tan abiertamente tratado día a día que dependiendo de cómo se propone, las palabras que se utilicen pueden resultar extenuantes, a veces molestas y quizá ofensivas. Para nadie es tan real el daño a la salud  y el detrimento de la calidad de vida que acarrea la obesidad y el sobrepeso como para quien  lo vive a diario. La forma a en que las personas traten este tema – quizá con genuina preocupación- es crucial.
applevasculaaAquel que se acerca a un individuo con sobrepeso mientras come un helado en el parque y le dice en frente de otros  “ves, por eso estás gordo” lejos de ayudar empeora la situación, molesta y daña terriblemente el autoestima. ¿Y si se permitió un helado después de mucho evitarse esas calorías? ¿Por qué avergonzar a la persona con obesidad?

Definitivamente necesitamos criterio y ante todo empatía. Las palabras, el tono, el lugar, las personas que escuchan todos estos factores deben ser tomados en cuenta no sea que caigamos en el bullying.

Aun se tengan las mejores intenciones debemos hacer un alto en el camino e intentar comprender que no es sólo kilos de más en una báscula es más grave y doloroso de lo que pensamos. Esto no sólo a nivel físico sino emocional, traducido en baja autoestima y desanimo por la vida, que en muchos casos puede llevar a la depresión y en el peor de los escenarios a la muerte.

 

Conozca al autor
Marysa Salas Srita Quepeña por nacimiento, soltera por elección. Profesional en administración de Empresas, dedicada a la tecnología. Mi sed de conocimiento y gran afición a la lectura incrementan mi deseo innato de aprender muchas cosas en diversas áreas tales como, el arte, la música, el desarrollo sostenible, nuevas tecnologías, idiomas tales como inglés a muy temprana edad así como portugués y próximamente mandarín. Además de formarme en lo que se convirtió mi pasión: el psicoanálisis. Doy mis primeros pasos en la escritura en cuanto empiezo a conocer los trazos que forman las letras. Inicio a los 5 años escribiendo mi diario -costumbre que mantengo hasta hoy-. Hace un par de años inicio mi propio grupo en facebook de apoyo a las personas con sobrepeso ( Gorditas y Gorditos bellos del Mundo) el cual cuenta con más de mil integrantes, medio por el cual conozco a Ronald Dallhouse y Alex Benjamín quien me invita a formar parte inicial y fundadora junto a otros profesionales de este maravilloso proyecto que hoy conocemos como La Revista Digital En Toas! ¿Sobre qué escribo? Sobre mis camotes. Aquello que veo a mi alrededor y me afecta, todo aquello en lo que pueda hacer la diferencia... Espero que mis camotes puedan ser útiles o al menos entretenidos para usted estimado lector. Disfrute!

Sobre El Autor

Quepeña por nacimiento, soltera por elección. Profesional en administración de Empresas, dedicada a la tecnología. Mi sed de conocimiento y gran afición a la lectura incrementan mi deseo innato de aprender muchas cosas en diversas áreas tales como, el arte, la música, el desarrollo sostenible, nuevas tecnologías, idiomas tales como inglés a muy temprana edad así como portugués y próximamente mandarín. Además de formarme en lo que se convirtió mi pasión: el psicoanálisis. Doy mis primeros pasos en la escritura en cuanto empiezo a conocer los trazos que forman las letras. Inicio a los 5 años escribiendo mi diario -costumbre que mantengo hasta hoy-. Hace un par de años inicio mi propio grupo en facebook de apoyo a las personas con sobrepeso ( Gorditas y Gorditos bellos del Mundo) el cual cuenta con más de mil integrantes, medio por el cual conozco a Ronald Dallhouse y Alex Benjamín quien me invita a formar parte inicial y fundadora junto a otros profesionales de este maravilloso proyecto que hoy conocemos como La Revista Digital En Toas! ¿Sobre qué escribo? Sobre mis camotes. Aquello que veo a mi alrededor y me afecta, todo aquello en lo que pueda hacer la diferencia... Espero que mis camotes puedan ser útiles o al menos entretenidos para usted estimado lector. Disfrute!

Artículos Relacionados