Por sonreír al enterarte que mi corazón latía entre tu vientre, gracias… por permitir que mis raíces se enterraran en tu cuerpo, abarcando todo el espacio e incomodando tu tranquilidad, gracias. Por soportar el desgarro y el maltrato que mi existencia te provocó, ¡gracias!

Gracias por dejarme existir.

Por atenderme y enseñarme a ser humana, por guiarme y ocuparte de mis debilidades cuando mis fuerzas menguaban, por dejarme crecer, por protegerme de los monstruos en la noche, gracias.

Gracias por darme libertad de elegir, que, aun siendo consciente de mi error, respetaste mis caminos y elecciones, aunque estás te dolieran… gracias por dejarme aprender de ellas. Gracias porque al momento del fracaso y la derrota, aun cuando sentías decepción, dolor y rabia, tu amor fue como un suave aceite balsámico y aromático derramándose gota a gota en las grietas sangrientas de mi corazón. Gracias por salir en mi defensa.

Gracias por no negarme nunca la verdad, por encararme y exhortarme cuando mi condición era decadente, cuando las vendas me colgaban de los ojos.

Gracias por el coraje con el que peleas tus batallas, por transmitirme ese espíritu valiente que no se dobla ante la intimidación. Por enterrar el egoísmo gracias, porque quitaste de tu boca el alimento y lo pusiste en mi plato una y otra vez.

Gracias por darme más de mil motivos para presumirte, por ser una joya invaluable, por no tener comparación. Gracias por tu integridad que brilla con la luz del cielo y se derrama sobre tus labios cuando aconsejas a los demás.

Gracias por darme razones para comprar flores e imaginar tu dulce sonrisa al verlas, esa sonrisa que ilumina mi alma en el más oscuro de mis días.
Gracias porque tu amor se proyecta en mi vida recordándome el amor insistente y abnegado de Dios, incondicional, perfecto y eterno.

Gracias por darme el honor de ser una parte de tu esencia deambulando por el mundo alcanzando lo imposible por las dos y para las dos.

Gracias mamá!

Conozca al autor
Génesis Hernandez Camacho Srita Me autodescribo como una melómana. La música es la mejor musa. "La música me busca, yo la hago mía, nos conocemos bien y somos amigas"

Sobre El Autor

Me autodescribo como una melómana. La música es la mejor musa. "La música me busca, yo la hago mía, nos conocemos bien y somos amigas"

Artículos Relacionados